Inicio | ¿Quiénes son? | Gerardo Hernández Nordelo | Argumentación de su Inocencia

Argumentación de su Inocencia

Se aplicó la pena máxima para cada delito sin tener en cuenta ninguna atenuante, incluyendo dos cadenas perpetuas, lo que demuestra el carácter irracionalmente desmesurado de las sanciones. Según la ley norteamericana se sanciona con la máxima cuando el acusado es potencialmente peligroso, reincidente y agresivo. Nunca existió quejas del jurado, de la jueza ni de la Fiscalía sobre el comportamiento de los acusados, ni se les comprobaron actitudes moral y éticamente inadecuadas durante el tiempo que residieron como ciudadanos en ese país.

No se tuvo en cuenta, ni siquiera como atenuante, el estado de necesidad.

Los delitos a) Conspiración para cometer delitos en Estados Unidos y b) Conspiración para cometer espionaje son prácticamente lo mismo, y sin embargo, para cada uno se aplicó el mayor porcentaje. No hay pruebas directas que argumenten haberse cometido el delito de conspiración. En el caso de delito de espionaje, en un caso sin precedentes, es condenado sin que fueran presentadas pruebas o testimonios que mostrasen que habían obtenido o buscado informaciones para perjudicar a ese país. Hubo testigos que específicamente negaron que hubiese realizado espionaje: los generales Clapper, Whilelm y Atkisson, el almirante Carroll y el coronel Buckner.

En el caso del delito c) Conspiración para cometer asesinato. El informe probatorio no argumenta con pruebas directas ni testigos, ni siquiera pruebas circunstanciales, que se haya cometido el delito de asesinato.

Las víctimas, en este caso, provocaron, burlaron y desobedecieron el Sistema de Control de Tráfico Aéreo Cubano, la Asociación de Aeronáutica Civil de Cuba y la Fuerza Aérea Cubana. Las provocaciones se llevaron a cabo tras una larga serie de incursiones aéreas en el espacio del territorio cubano.

El delito de asesinato aparece ocho meses después de la primera acta de acusación. La prensa de Miami anuncia antes que la corte que “los espías están relacionados con el derribo de las avionetas”.

No puede ser probada la causalidad en el delito de asesinato, pues Gerardo Hernández no podía decidir ni alterar la decisión de “Hermanos al Rescate” para hacer esos vuelos el día 24 de febrero de 1996.

El FBI conoce que cuando se produce el hecho de las avionetas, Gerardo Hernández estaba de vacaciones en Cuba.

Al juzgar la conducta del Estado Cubano, el Tribunal de Miami violó el Derecho Internacional y la Doctrina del Acto de Estado al personalizar esa conducta en Gerardo que no representa a ese Estado ni desempeñaba ninguna función en la fuerza aérea cubana ni tuvo participación alguna en el incidente ocurrido ese día. (más información)

En el caso del delito d) Obtener y usar documentos falsos, el mismo delito fue considerado además como un agravante, lo que contradice la ley pues debe ser considerado una cosa o la otra. No cometió actos delictivos al usar la documentación falsa.

En el caso del inciso e) Agente extranjero no declarado, para ser condenado por este estatuto el acusado tiene que haberse demostrado conocedor del requisito de registración exigido por la ley. Aunque en general el desconocimiento de la ley no exime al ciudadano de su cumplimiento, hay casos atípicos en que algunos acusados han sido exonerados porque el estatuto que aplicado no era de conocimiento común, tal como pasa en este caso.