Inicio | ¿Quiénes son? | Gerardo Hernández Nordelo | Cartas

Cartas

Carta de Gerardo a su esposa
del 3 de febrero del 2001

“Ten mucha confianza y mucha fe. Yo esto preparado para lo que venga. No tengo ninguna intención de igualarle ni mucho menos romperle el record a Mandela, pero si tengo que hacerlo lo hago. Preparación y disposición tengo, y tranquilidad espiritual también. Claro Mandela es un héroe y yo soy un comemierda comparado con él. Pero lo de “presos” lo tenemos en común.

Hablando de Mandela, desde los días duros del hueco me acompaña una foto de él que saqué de una revista (también tengo otra del Che, pero esa no lo he querido sacar de la revista. Ahora la tengo puesta en que una especie de mural que hay en cada celda, y también puse un pensamiento de Martí que dice: “Para los fieles, vengan tarde o temprano, guarda Cuba todo su amor. Para los incapaces de amarla y servirla, basta con el olvido”. Eso está ahí a la vista de todo el mundo: Guardias, marielitos, balseros, marihuaneros…. y todo el que lo lee, aunque en diferentes idiomas, dicen mas o menos lo mismo: “Coño, eso lo dijo Martí para ustedes”.

(…)

“Todos los días conozco algún cubano nuevo, no dejan de entrar. Aquí la mayoría de los presos son latinos y le siguen los americanos negros (muchos de origen jamaiquino, haitiano, etc.), después los americanos blancos y después de otras nacionalidades.

Entre los cubanos hay algunos viejos de los que vivieron en los primeros años de la Revolución. Hay muchos jóvenes que nacieron aquí o que los trajeron chiquitos, pero la mayoría son, o gente que vino por el Mariel, o jóvenes que han venido en los últimos años, fundamentalmente en 1994. no exagero si les digo que el 85 o 90% de los cubanos que nos hemos encontrado aquí, fundamentalmente los que vinieron en los últimos años nos dicen que si les dieran un chance viraban para atrás. Casi todos están por delitos de drogas pues esta es la forma más fácil de hacer dinero aquí (y también de pasarse 20 años en una cárcel).

….Uno de Camaguey dice que en este país lo humillan “triple”: por extranjero, por pobre y por negro (la gente para joderlo le dicen que se prepare, porque cuando salga va a ser “cuádruple”, por presidiario). Otro camagüeyano que allá era “disidente” y “luchaba por los derechos humanos” y cuando vino le dieron una patada por los fondillos y estaba viviendo en la calle, alcoholizado por completo y con epilepsia que se le ha declarado que está a punto de matarlo. En fin, son muchas las historias. Algunos solo tendrán que pasar unos meses presos. Otro como Abelito de Centro Habana con solo 24 años tendrá que pasar el resto de sus días en la cárcel por un caso de drogas en que hubo armas y un secuestro de por medio.

Carta de Gerardo a la hermana de Antonio
del 5 de abril del 2001

“La presencia de tu mamá en la sala fue también muy importante para nosotros. Ella fue la representante de todas nuestras madres y familiares, de todas las madres cubanas y de todo nuestro pueblo, por el que hemos llegado hasta aquí y por el que estamos decididos a seguir adelante con la frente bien alto hasta el final.”

Carta de Gerardo a su esposa
del 31 de mayo del 2001

“Hoy le tocó a Phillip, Norris y Jack por ese orden. Los tres estuvieron muy bien, pero Jack partió el bate. Después de le explicación que hizo sobre el cargo 2(espionaje) dónde ridiculizó todos los argumentos del gobierno, sólo en Miami nos podrían encontrar culpables de ese cargo. En los minutos finales; Jack le sacó las lágrimas a más de uno cuando dijo que nosotros somos patriotas, que hemos sacrificado a nuestras familias por defender a nuestro país y terminó con una frase muy bonita de Martí sobre la justicia: “La razón es como un brazo colosal, que levanta la justicia donde no pueden alcanzarla las avaricias de los hombres.”

 

Carta  de Gerardo a su mamá
del 3 de febrero del 2001

“Yo sé que para ti mas que para nadie, esto es muy difícil, pero tienes que mirar las cosas desde una óptica mayor, más allá de nuestra situación personal. Durante las guerras de independencia muchas madres vieron partir a sus hijos hacia la manigua y jamás los vieron regresar. En el mismo año en que tu naciste, muchas madres vieron a sus hijos salir a las calles a enfrentarse con la policía de Machado y jamás los vieron regresar. Muchas madres vieron también a sus hijos subir a la Sierra Maestra, partir hacia Girón o a las montañas del Escambray y jamás los vieron regresar. Muchas madres vieron a sus hijos partir hacia Angola, Etiopía y otros países, o hacia Bolivia con el Che, o hacia Nicaragua y otros muchos países del mundo, como médicos y maestros y nunca los vieron regresar. Esas madres por encima del sufrimiento se sintieron y se sienten muy orgullosas.

 

Carta de Gerardo a su familia
del 1 de abril del 2001

“…No importa lo que pase al final de este juicio, lo mas importante es que el juicio se está dando y que en la propia casa de esta gente le estamos diciendo unas cuantas verdades que nunca habían querido escuchar. Eso solo ya de por sí amerita cualquier sacrificio.”

(…)

“Como creo que ya conocen, aquí un juicio tiene diferentes partes…cuando a un testigo terminan de interrogarlo viene lo que se llama el contra interrogatorio por la parte contraria. Es por eso que en nuestro caso la defensa se comenzó anotar buenos puntos aun antes de comenzar nuestra parte, porque la fiscalía traía a un testigo y l interrogaba, pero después en el contra interrogatorio nuestros abogados le sacaban buenas cosas para nosotros, o los hacían quedar como unos mentirosos. Así fue como la fiscalía terminó su parte recibiendo “golpes”. Hubo muchas cosas que no pudieron probar, muchos testigos quedaron como mentirosos y en sentido general su parte quedó floja. Esa no es solo nuestra opinión y la de los abogados, que podrían no ser las mas objetivas, sino la de muchos otros observadores, incluyendo a los propios alguaciles(Marshals) que nos escoltan”.

(…)

“La fiscalía nos subestimó. Nos quisieron comprar primero, intimidar y doblegar después, y no calcularon que somos hijos de un pueblo que nunca en la historia se ha dejado comprar, ni intimidar, ni doblegar, y que por e contrario ha sabido siempre resistir y convertir los reveses en victorias.

Vamos a ver en que termina la batalla de las leyes, pero la de la moral y la dignidad ya la ganamos hace rato.”