Inicio | ¿Quiénes son? | René González Sehwerert | Discurso de los Abogados

Discurso de los Abogados

VERSIÓN DEL DISCURSO DE APERTURA DE PHILLIP HOROWITZ, DEFENSOR DE RENÉ GONZÁLEZ.

11 de diciembre de 2000.
(versión original en inglés)

El abogado comenzó enfatizando en los principios que debía seguir el Jurado para sus decisiones: que las acusaciones no constituyen evidencias de culpabilidad; el peso de las pruebas, que siempre está del lado del Gobierno pero deben probar el caso más allá de toda duda; que el Jurado puede determinar qué creer o desechar de las evidencias y que éste es el que debe juzgar los hechos.

Preciso que su defendido sólo está acusado de conspirar para defraudar al Gobierno y de actuar como agente extranjero no registrado. Describió que GONZALEZ fue piloto, veterano de la guerra de Angola y que comenzó a volar con Hermanos al Rescate desde 1991 hasta el 94, en que la evidencia mostrará las causas por las que esto ocurrió.

Señaló que González descubrió rápidamente que algunos de los grupos de exiliados tenían el objetivo de aumentar su capital para financiar sus operaciones para lo cual necesitan mostrar éxito y acciones, entre ellas, colocar bombas, artefactos explosivos, sobrevolar la ciudad o el espacio aéreo cubano sin autorización, introducir armas y explosivos en el país, con lo que comenzó un círculo vicioso y mórbido.

Se refirió a uno de los grupos más peligrosos, el PUND, una verdadera organización terrorista con el mensaje de derrocar el gobierno y asesinar a Fidel, sus recursos los obtuvieron mediante cocaína introducida en EEUU, con la que hicieron gran cantidad de dinero, todo en efectivo y sin dejar rastros y ahí en diciembre de 1995 fue cuando González fue reclutado como piloto por esa organización, que se le acercó para que introdujera un cargamento de cocaína proveniente de Honduras para Miami. Explicó que como González no podía hacer eso, buscó a su amigo Juan Pablo roque, quien llamó al FBI. González fue presentado a un agente de esa organización a quien brindó información y Héctor Viamontes, sujeto de esa información, fue arrestado, encausado y convicto de tráfico de drogas.

Refirió que al propio tiempo se detuvo la investigación sobre el tráfico de drogas, pero González siguió siendo una persona que operaba libremente dentro de los grupos de exiliados y tenía información de la que al FBI le interesaba, ya que eran grupos que había infiltrado y espiado sobre sus actividades durante un número de años. Rechazó la acusación, por ridícula, de que su defendido haya intentado infiltrarse en el FBI, y señaló que por el contrario, cada contacto de él había sido iniciado y grabado por el FBI.
—————–
(Material suminsitrado por expertos vinculados con el proceso)