Inicio | ¿Quiénes son? | Fernando González LLort | Familia y Amigos- Fernando

Familia y Amigos- Fernando

Magaly Llort, su mamá. Fernando tiene en cuanto a responsabilidad esa imagen y, efectivamente, es una persona con un nivel de discreción óptimo, con un carácter muy serio, muy responsable para todo, no solo para cuestiones de trabajo, sino para compromisos con amistades, con cualquier tipo de cosa que requiriera un nivel de responsabilidad; sin embargo, tiene su otra faceta de ser un criollo rellollo, que le gusta mucho las jaranas, le gusta mucho la música, independientemente de tener, lógicamente, gustos de un tipo o de otro. Por ejemplo, para él todas las canciones de Silvio tienen un mensaje, pero casi podemos decir que es un adicto al Conjunto Folclórico Nacional. A él toda la vida le ha gustado estar solo en los momentos en que ha entendido que se requiere la soledad para concentrarse en su trabajo, en sus estudios, en alguna cosa que tuviera que preparar; pero, en sentido, general, ha sido una persona que le ha gustado mucho estar en grupo y ha permanecido ese grupo que desde que empezó a estudiar se han mantenido, la secundaria, el pre, el ISRI, la vida los fue llevando a todos juntos y esa amistad, a pesar de que, lógicamente, a la hora de la graduación, cada uno escoge, tiene su camino, ellos siempre han mantenido esa unidad. 
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 2 de julio de 2001)

Rosa A. Freijanes, su esposa. Es muy afectuoso, preocupado, muy solidario conmigo, siempre que he tenido alguna situación difícil ha sido un apoyo grande, incluso ahora que no está aquí lo es.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 11 de julio de 2001)

Laura Fernández, su sobrina. Mi tío siempre detrás de mí, jugando conmigo, jaraneando, haciéndome cosquillas, llevándome al Jalisco Park, eso lo recuerdo; siempre jugando conmigo, siempre muy alegre.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 17 de julio de 2001)

Marta González, mamá de Laura. Enfermo a jugar pelota, al punto que la pelota era un gran problema en mi casa, porque cuando era más chiquito costaba mucho trabajo desprenderlo de un juego de pelota para que hiciera las cosas que ya tenía que hacer, como entrar a bañarse, comer y esas cosas; ya cuando era más grande, porque nos negaba la posibilidad de ver programas de televisión que queríamos porque había que ver la pelota.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 17 de julio de 2001)