Inicio | Proceso Judicial | Implicados | Testigos de la Defensa

Testigos de la Defensa

Angel Manuel Alfonso Alemán: Testigo de la defensa. Se acogió la quinta enmienda, negándose a declarar en el juicio contra los cinco compatriotas. Radicado en Nueva Jersey.  Miembro activo del aparato militar clandestino de la FNCA y  vicepresidente de la terrorista organización Coordinadora de Expresos Políticos Cubanos. Subordinado directo del fallecido Arnaldo Monzón Plasencia, con quien participó en planes de atentado contra el compañero Fidel.  Fue arrestado por los hechos frustrados del plan de Isla Margarita en 1997. Se mueve frecuentemente por Centroamérica para obtener abastecimientos militares, mantiene contacto con traficantes de armas y terroristas radicados en esta área como son Posada Carriles y Mario Delamico.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 22 y 23

Cecilia Capestany: Funcionaria de la FAA, durante el cual se leyeron documentos y comunicaciones cursadas entre esta agencia y otras instancias del Ejecutivo sobre la eventualidad de un incidente de no adoptarse medidas contra HAR.
———————-
(Según materiales suminsitrados por especialistas del caso)

Charles Smith: Oficial retirado de la Administración Federal de la Aviación (FAA), que testificó haber advertido personalmente a José Basulto de las posibles acciones que pudiera adoptar CUBA de continuar sus provocaciones.
(Según materiales suminsitrados por especialistas del caso)

Dalila Borrego: Testigo de la defensa, a favor de Antonio Guerrero. De origen puertorriqueño. En ese momento trabaja en el Departamento de Salud como oficial de casos. Antes había estado en una oficina de empleos de Cayo Hueso donde ayudaba a personas a buscar trabajo. Conoció a Tony en el año 1992 cuando él pasó a buscar precisamente empleo y lo ayudó a conseguir algunos para que mejorara sus ingresos, entre ellos uno en el hotel Pierre House. Otra agencia de empleo le consiguió un trabajo por 90 días en Boca Chica, y precisamente ella después le consigue temporalmente un empleo en el Departamento de Obras Públicas de la propia base de Boca Chica. Testimonia que fue ella, por su propia iniciativa, quien estimuló a Antonio Guerrero para que ocupara este puesto con vistas a mejorar su salario, y que nunca él le expresó ningún interés por algún asunto militar.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 11 de diciembre de 2001)

Eduard Atkisson (General): Testigo de la defensa. En el juicio declaró que Cuba no representaba un peligro para EEUU, pero necesitaba ojos y oídos en Florida para alertar de una posible invasión. Fue tan radical, tan veraz en sus intervenciones que fue tildado como vocero de la inteligencia cubana.
———————-
(Mesa Redonda Informativa,
3 y 27 de diciembre de 2001, y materiales suministrados por especialistas del caso)

Elías Charles Wilhem: Testigo de la defensa. General en retiro, quien explicó cómo funciona una unidad militar, y las cinco áreas en que está dividida Boca Chica, sus compartimentos secretos y ultrasecretos a los cuales no tenía acceso Antonio Guerrero.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 27 de diciembre de 2001)

Eugene Carroll (Almirante): Testigo presentado por la defensa. Retirado del Ejército. Testificó sobre las advertencias que había recibido en Cuba acerca de las provocaciones de HAR y la posible fuerte respuesta de nuestro país; así como el traslado personal de estos mensajes al Departamento de Estado y el Pentágono. También restó importancia al calibre de los supuestos secretos que pudieran haber obtenido los acusados en las instalaciones militares norteamericanas. A una pregunta del Fiscal de si un país está autorizado a derribar a un avión en aguas internacionales, el testigo respondió que si hay persecución y sale de las aguas territoriales aún así se puede derribar.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 13 de diciembre de 2001, y materiales suministrados por especialistas del caso)

Fidel Arza: Testigo de la defensa en el proceso judicial. Director de Tráfico Aéreo del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 11 de diciembre de 2001)

George Buckner (Coronel): Perito de la defensa. Coronel retirado y experto en cuestiones de la defensa. Comandante de la 23 región del NORAT (defensa antiaérea de Norteamérica, que defiende el norte de Estados Unidos y Canadá), último cargo que desempeñó hasta 1981 en que pasó a la reserva. Recibió entrenamientos en radares; graduado en la Academia de la Fuerza Aérea Norteamericana, de la USAF, en el año 1961; piloto de F-100, de los cazas, de F-4; con 320 misiones de combate en Viet Nam; allí voló también O-2 que es la versión militar del Cessna-337 que emplean los Hermanos al Rescate; cumplió 93 misiones de combate en su segunda estancia en Viet Nam en el año 1972; participó, como estudiante primero y como profesor después, en los cursos de entrenamiento contra los Migs en la misma academia; ha escrito artículos sobre la táctica empleada por la aviación del campo socialista, ha conocido los Migs y los ha estudiado; realizó trabajos de fotografía aérea como militar y como civil; tiene licencia de piloto de línea aérea civil; participó en la investigación de accidentes en el Asia y en Estados Unidos, y está familiarizado con la OACI. Se reunió, antes del juicio, en Montreal, con los investigadores de los sucesos del 24 de febrero de 1996.

Durante el juicio fue aceptado como perito de aviación por la Jueza a pesar de múltiples objeciones de la Fiscalía. insistió sobre las características paramilitares de los aviones de Hermanos al Rescate e introdujo los argumentos de que las regulaciones de la OACI no se aplican a este tipo de vuelos militares; así como el concepto de que, desde el punto de vista del derecho internacional, no hace falta que un avión paramilitar llegue a afectar la soberanía de un país para interceptarlo, describiendo el concepto de “posible confrontación” con ejemplos de aviones que fueron derribados en otras partes del mundo en circunstancias similares.

También el experto testimonió que las avionetas habían violado los límites territoriales cubanos y que ese hecho le permitió al Gobierno cubano ejercer su derecho soberano a proteger su espacio aéreo; que la medida cubana estaba en correspondencia, dada la justificada preocupación de su gobierno por las continuas violaciones de su espacio aéreo; además de afirmar que, de acuerdo con sus cálculos, el derribo se produjo entre 5 y 6 millas de las costas cubanas.

En ese contexto y ante la intención de McKenna de usar como evidencias los datos de radares cubanos sobre la trayectoria de las avionetas el día del derribo y la consiguiente objeción de la Fiscal, la jueza Lenard sugirió y autorizó la toma de deposiciones en Cuba a los técnicos del radar militar que detectaron la penetración en nuestro territorio a fin de legalizarlas.

En el extenso contrainterrogatorio por parte de la Fiscalía, ésta le cuestionó los datos aportados por Cuba sobre las coordenadas del derribo, llamando la atención sobre supuestas contradicciones entre los datos brindados al experto y los anteriormente suministrados por Cuba a la OACI.

Comentó que había desestimado desde un inicio los datos de radares norteamericanos porque el Jefe de la Comisión de la OACI le había planteado personalmente que cuando iniciaron su investigación, cinco agencias norteamericanas habían entregado cinco coordenadas diferentes.

En sus respuestas adoptó una posición independiente que no coincide exactamente con el lugar del derribo señalado por los radares norteamericanos ni los cubanos. Sin embargo precisó que los radares cubanos ubican a las aeronaves en un área y no en un punto específico y sus cálculos están dentro del área aportada por Cuba. También descartó los datos del crucero “Majesty of the Seas” por no considerar que se tratan de datos en “tiempo real”, y afirmó que su tesis se basa en la grabación de las comunicaciones que hizo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que están en “tiempo real” y es una evidencia estipulada como válida por ambas partes.

Asimismo puntualizó que el gobierno de EEUU podía terminar la controversia sobre el lugar del derribo, divulgando la información del satélite que ese día cubría el área y que si no lo han hecho hasta ahora es porque no les interesa.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 22 de agosto de 2001, y materiales suministrados por los especialistas del caso)

Iván León Rojas: Miembro del PUND. En 1993 es detenido en alta mar, en un bote propiedad de la organización, de nombre Angelina, con cinco personas a bordo, entre los que se encontraba Enrique (Kike) Rabade y  cargado de ametralladoras, rifles automáticos, de los cuales dos AR-15 tienen lanzagranadas instaladas, 8 000 balas y ropa de camuflaje.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 27 y 28 de agosto de 2001)

Jean Luis Domínguez: Testigo de la defensa. Toma la palabra en representación de Jesús Hoyos y Elvis Castellano, dos miembros de Alpha-66.
(Mesa Redonda Informativa, 22 de agosto de 2001)

Lisa Mc Dermonth: Testigo de la defensa. Invaluable investigadora que trabajando para Paul Mc Kenna, se ha echado sobre sus hombros este caso, casi en su totalidad, para poner en él no solo su celo profesional, sino también una gran dosis de su calor humano y el respeto que ha ido cosechando  por nosotros, a través de su estudio de la evidencia.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 22 de agosto de 2001)

Luis Carmona: Testigo de la defensa. Inspector del FAA en Miami y padrino de Hermanos al Rescate. En el FAA fue quien investigó a Orestes Lorenzo tras su viaje ilegal a Cuba, investigación que había coartado la  Casa Blanca. Plantea que su ayuda a Basulto debe mantenerse discreta, ya que de caer en conocimiento de la agencia de aeronáutica, le podría costar el puesto. Su hijo voló y es miembro de Hermanos al Rescate.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 7 de agosto de 2001)

Orlando Suárez Piñeiro: Testigo hostil de la defensa. Uno de los individuos que ha  más realizando acciones terroristas contra Cuba, miembro de Alpha 66 . Afirmó  durante el juicio que  Alpha 66 no se prepara para invadir Cuba, sino que es sólo para estar entrenados y que las prácticas militares tienen como objetivo una vez que haya sido derrocado Fidel Castro, entonces ellos ayudarían al establecimiento de la paz. Señaló que las armas pesadas que utilizan son para hacer ejercicio y los bonos que venden en cinco dólares cuyo texto dice “para los planes militares de Alpha 66” son para cuando Cuba sea libre.

Percy Francisco Alvarado Godoy: Testigo por deposición. Más conocido como el agente Fraile de la seguridad cubana. De origen guatemalteco y residente en Cuba, trabaja en una corporación como especialista en mercadeo.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, de septiembre de 2001)

Ricardo Martínez: Controlador instructor del Centro de Tráfico Aéreo de La Habana, quien testificó ante este jurado por deposición, desde nuestro país.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 12 de septiembre de 2001)

Richard Nuccio: Ex asesor del presidente William Clinton para asuntos cubanos, que manifestó que si el FBI hubiera alertado oportunamente, se hubiera impedido el derribo de las avionetas; al tiempo que para contrarrestar la estrategia de los abogados de presentar a las autoridades norteamericanas en conocimiento de los antecedentes que dieron lugar a este hecho, e impedir la trascendencia pública de divergencias entre las distintas agencias gubernamentales en cuanto a CUBA, particularmente entre los Servicios Especiales y otras entidades formuladoras de política en el Ejecutivo. Durante su intervención  reconoció que el gobierno cubano debía estar realmente convencido de que tanto Basulto como Saúl Sánchez tenían planes de acciones terroristas contra la Isla a partir de sus antecedentes de acciones violentas, los cuales admitió conocer. También reconoció la existencia de funcionarios dentro del Gobierno que advertían a los cabecillas anticubanos sobre posibles medidas que podían tomar en su contra y las acciones que podían adoptar para evitarlas.
———————-
(Material suministrado por especialistas del caso)

Roberto Hernández Caballero (Teniente Coronel): Testigo de la defensa.

Rodolfo Frómeta: Testigo de la defensa. Cabecilla de la organización terrorista Comandos F-4. De origen cubano y residente en Miami. Emigró ilegalmente a Estados Unidos al traspasar la Base Naval de Guantánamo en 1968. En 1969 es reclutado para la organización Alpha-66. A mediados de ese año 1969 se traslada a la ciudad de Miami junto a otros siete terroristas, y es internado en el campo de entrenamiento denominado “Los Indios”, donde es entrenado en armamentos, explosivos y guerra irregular durante un período de 45 días. En New Jersey servía de guardaespaldas a Nazario Sargent, cuando este venía a visitarlos proveniente de la ciudad de Miami. En 1981 decide viajar a Cuba a tratar de organizar acciones terroristas y unos días más tarde regresa nuevamente e inducido por Alpha-66 como un visitante más de la comunidad cubana en Estados Unidos, bajo el pretexto de visitar a sus familiares en Guantánamo, por lo que es detenido por los Órganos de la Seguridad del Estado al comprobarse su actividad subversiva. En 1994 decide separarse de Alpha 66, alegando que Nazario solo hablaba y no actuaba, y funda entonces la organización terrorista Comandos F-4. Es nuevamente arrestado por el FBI cuando se disponía a comprar cuatro lanzacohetes antiaéreos Stinger y otros armamentos. Es encausado, sancionado a 41 meses de prisión; sale posteriormente en libertad condicional, etapa en la que continúa involucrado en planes terroristas de Comandos F-4, sin que hasta el momento haya sido molestado nuevamente por las autoridades norteamericanas. Durante el juicio dijo estar por la lucha pacífica, que es comandante en jefe de la organización pero no puede dar nombres de otros jefes porque es información secreta, al igual que los planes. Señaló que los comandos existen, actúan y se dirigen desde la Habana, él es el representante legal en Miami, compra cohetes en Miami y los manda para Cuba por una vía secreta. Afirmó que las explosiones de ómnibus que su organización se atribuye en Cuba son un método de propaganda, pero él está por la vía pacífica. En su testimonio se refirió a planes para atentar contra la vida del Comandante en Jefe en 1994, por los que fue encausado cuando trataba de adquirir armas para ellos.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, del 23 de agosto y 18 de diciembre de 2001, y material suministrado por especialistas del caso)

Timoty Keric: Testigo de la defensa, a favor de Antonio Guerrero. Obrero del Departamento de Obras Públicas, perteneciente al Departamento de Defensa. Mecánico de mantenimiento desde el año 1996 y  su trabajo  en Boca Chica es crear partes con láminas metálicas para reemplazar conductos y respiraderos en diferentes lugares de esa instalación. Declara que Guerrero fue su ayudante y no necesitaba autorización para entrar a determinados lugares de esta base. Cuando trabajaban juntos en determinados lugares, eran escoltados. Se mencionan en el juicio algunos de los edificios que son presentados por la fiscalía como de alguna seguridad. Según plantea claramente este testigo, para entrar en esos edificios, fueron juntos y escoltados, y nunca Tony le preguntó a él  sobre posibles operaciones militares.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 11 de septiembre de 2001)

Yorks Kasinski:  Testigo de la defensa. Agente del FBI por más de 30 años y actualmente investiga actividades de terrorismo, incluyendo grupos anticastristas como Alpha 66 y Omega 7, entre otros.
Admite que, entre otras cosas, ha investigado el trasiego de armas a Cuba por parte de estos grupos, y que en junio y julio de 1998 se dedicaba a las violaciones del Acta de Neutralidad.
En esos meses de junio y julio de 1998 supo por una fuente confiable que dos barcos estaban siendo preparados para llevar armas hacia Cuba.  Aunque se hizo de una orden de registro y los botes fueron revisados no se encontraron las armas.
———————-
(Mesa Redonda Informativa, 23 de agosto de 2001)